El papel de la Mujer

El papel de la Mujer

Desde consumidor principal hasta desarrollador de productos.

De las actividades más delicadas a las ideas más retadoras.

En este mundo, y desde que el sapiens es tal, el papel de la mujer aparece en todas las actividades de la vida: madre, hechicera, esposa, artesana, hija, consejera, princesa, acompañante y podemos continuar con muchos más roles hasta llegar a nuestros días y en nuestra profesión: Instructora, Mesera, Sommelier, Enóloga, o por qué no, maestra cognaquera.

Quiero abarcar en este momento y en este blog, más que un reconocimiento, una influencia en lo que hacemos todos los días. La mujer es la inspiración, el desvelo y eje de los mercados actuales y tomaré básicamente tres líneas:

  1. consumidora,
  2. profesionista,
  3. creadora.

Pensarás que hay mucho más detrás o acompañando a una dama, y tienes toda la razón, ya que mercadológicamente se han explotado figuras, gustos, sombras, formas en general.

Consumidora – desde hace algún tiempo, podemos partir de finales del siglo pasado, con base en los gustos y necesidades de la mujer, se han creado productos e incluso mercados en general, aunque en esta ocasión estaré hablando de nuestra profesión. Por ejemplo, ¿sabías qué el tequila reposado se diseñó pensando en las mujeres?, las cervezas bajas en alcohol o los vinos orgánicos son otros ejemplos de la influencia de un sector en amplio crecimiento. Como estos, existen muchas historias a las que nos podemos referir. De acuerdo con estudios realizados, principalmente en Estados Unidos y Europa, la mujer de clase media alta consume más productos diseñados que los hombres del mismo segmento, quienes prefieren productos genéricos o sin tomar relevancia a la calidad.

La consumidora inteligente es la mujer, ya que además de mujer lleva otros roles significativos en la vida de nuestra sociedad, no en vano se habla del matriarcado en un mundo predominantemente “machista”.

Profesionista – podemos imaginarnos un sin número de actividades alrededor de nuestra profesión que van desde la recepción de un comensal, o cliente, su atención en mesa, la Sommelier que recomienda platillos y bebidas, la instructora que prepara a los profesionistas, quienes trabajan en campo haciendo injertos, podando o cuidando cultivos, quienes se encargan de las experiencias enoturísticas, quienes mantienen en forma adecuada salones, comedores, bodegas; en fin, podría continuar. Lo más relevante es la entrega que tiene una mujer en lo que hace; y sin tratar de ensalzar solo porque sí, recuerdo el caso de una Sommelier en Oaxaca, atendiendo tres mesas – la más pequeña de dos comensales, atendiendo en inglés; una más de tres personas, atendiendo en francés, y en la que yo estaba, de seis hablando en español. Puedo hablar de otras dos experiencias, en Madrid y en León, ambas atendidos por damas con servicios espectaculares. Estaría equivocado si digo que un hombre no es capaz de hacerlo, pero hay situaciones en las que te quedas marcado de lo que vives. Puedo hablar de mi instructora de poda en viñedo “Doña Sixta”, o de mi maestra “Licha” en segundo grado, y por supuesto de mi madre “Doña Clara” que, a la fecha, sigue siendo mi maestra en muchos campos de la vida.

Creadora – cuando hablamos de creación, podemos hablar en diferentes facetas: diseñadora, como en el caso de las etiquetas de muchos vinos y destilados, o el diseño de nuevas formas en botellas de producto, o en la inspiración como fue el caso de la copa María Elena, que durante mucho tiempo fue el ícono para beber champagne. Quiero incluir aquí la mención para Trichet Pierrette, la primera mujer en ser nombrada Cellar Master (maestro bodeguero) en el periodo del 2003-2014 en una importante casa de cognac: Rémy Martin. Ella crea Centaure y Centaure de Diamant, e imparte los secretos del legado de Rémy Martin en Baptiste Loiseau actual Cellar Master. Por supuesto que en México también tenemos talento, y menciono el caso de la enóloga Laura Zamora, a cargo de la producción en Bodegas de Santo Tomás, y que le ha tocado hacer frente a la última etapa de evolución del vino mexicano y muy particularmente el de Baja California.

En la profesión que orgullosamente llevamos, la mujer es esencial e imprescindible, procuremos mejores oportunidades en un mundo de tantas mujeres y tan pocos hombres, estadísticamente hablando.

Ser Sommelier es vivir esta pasión, todos los días, sin importar lo que suceda.

No Comments

Post A Comment