m
[vc_separator type="transparent" up="-49"]

Nunc a egestas lacus. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur zunc egestas lacus. Lorem ipsum dolor sit amet. London

[vc_separator type="transparent" up="-41"]
Follow Us
[vc_separator type="transparent" up="-3"]
[vc_separator type="transparent" up="-46"]

© Copyright Qode Interactive

Los Alimentos y su relación con la química: efectos benéficos - Escuela de Gastronomía en San Luis Potosí
1023
post-template-default,single,single-post,postid-1023,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid

Los Alimentos y su relación con la química: efectos benéficos

Los Alimentos y su relación con la química: efectos benéficos

¡Comparte!

Es muy frecuente encontrarse con la oferta y venta de productos “libres de químicos” esto, no es más que un mito que se debe desmentir y resulta necesario proveer la información al consumidor para que de esta manera pueda tener una mejor selección de los alimentos que consume.

Todos los alimentos, están conformados por compuestos químicos sino, no podrían ser aprovechados y tampoco podríamos obtener beneficios al estarlos consumiendo. Cualquier alimento, sin importar su origen, va a estar conformado por Carbohidratos, Lípidos (grasas), Proteínas, Vitaminas y Minerales. Son conocidos como macro y micronutrientes, la cantidad si depende del alimento y el procesamiento que se le haya dado. Estos macro y micronutrientes son estructuras químicas que van a tener funciones específicas al ser metabolizadas o aprovechadas por el propio cuerpo humano. Ahora bien, existe otro tipo de componentes (y sí , son químicos) que también están presentes en los alimentos y que les hace que tenga una característica muy especial para que sean denominados “Alimentos funcionales”.

Todos los alimentos, contienen macro y micronutrientes pero el Alimento Funcional va a tener compuestos bioactivos que van a poder ser aprovechados por el ser humano y van a generar un beneficio en la salud de aquéllos que lo consuman. Es muy probable que hayamos escuchado de algunos de estos alimentos o de sus biocompuestos y los efectos benéficos que se pueden obtener al consumirlos de manera habitual en nuestra dieta. Los nopales, las nueces o semillas, el amaranto, vegetales y frutas o los lácteos fermentados son algunos ejemplos de alimentos que se han denominado como funcionales ya que se ha investigado que compuesto funcional es el que produce un beneficio (Tabla 1). Esto es muy importante, para denominarlo funcional, debe de pasar por un proceso de investigación, que permita reconocer que compuestos químicos son los que generan un cambio metabólico o el efecto que tiene, a la vez es se debe analizar el comportamiento de ese biocompuesto cuando el alimento se procesa (cuando se cocina, se pasteuriza, se enlata, etc) y sobre todo muy importante la cantidad que debe consumirse diariamente o habitualmente en la alimentación para poder ver ese efecto benéfico que se ha estudiado del alimento.

En resumen, existen varias condiciones para que un alimento pueda considerarse funcional y éstas son:

  1. Debe ser de naturaleza alimentaria, es decir que no sea una pastilla, una tableta, un suplemento, sino un alimento que de manera habitual pueda ser incluido en la dieta.
  2. Deben de tener una o más funciones en el cuerpo humano tales como: mejorar los mecanismos de defensa biológica, prevenir o recuperar de algunas enfermedades específicas, control de algunas enfermedades, retardar los efectos de algunas enfermedades.
  3. Respaldar las propiedades y funcionamiento a través de la investigación
  4. Definir a que grupo de población se dirige, sin embargo, no debe existir riesgo si la consume la población en general, puesto que no es un medicamento.

Dada la naturaleza de los alimentos, es imposible no vincularlos con la química. Lo que resultaría imposible es obtener un alimento “libre de químicos “por eso es importante que busquemos fuentes de información reales, confiables para que podamos elegir los alimentos más saludables o apropiados a nuestras necesidades. Ojo, a la próxima que quieran ofrecerte un alimento “sin químicos”, recuerda que probablemente sea un gancho para venderte un producto a un costo elevado y que no tiene nada diferente a lo que ya está en el mercado.

Tabla 1. Alimentos funcionales, sus biocomponentes y efectos benéficos.

No Comments

Post A Comment

WhatsApp Estamos a tus órdenes