Sor Juana Inés de la Cruz

Sor Juana Inés de la Cruz

Mujer, que nos habla desde los fogones

Por muchos años se le atribuye la redacción del recetario de las monjas jerónimas la 10ª musa, lo cierto es que Sor Juana tomó la cocina como un espacio de experimentación, este recetario incluye varias decenas de recetas, especialidades de la cocina conventual del virreinato se cree que la mayoría son transcripciones de las que se preparaban en el convento, pero no se descarta que varias tengan una aportación personal de sor Juana Inés de la Cruz. Una característica del recetario de sor Juana es la influencia árabe que se deja notar en la abundancia de piñones, nueces, pasas y otros alimentos de la gastronomía oriental mientras que el Caribe aportó exóticos frutos como el mamey, y por supuesto que está presente el maíz, el cacao y el Chile. Así Sor Juana filosofaba en la cocina y escribía en la célebre respuesta a Sor filotea de la Cruz:

“¿Qué podemos saber las mujeres sino filosofías de cocina?, bien se puede filosofar y aderezar la cena. Yo suelo decir viendo estas cosillas. Sí Aristóteles hubiera guisado mucho más hubiera escrito”

La cocina para Sor Juana fue una cárcel temporal, quisieron apagar sus letras entre fogones y ollas, sin embargo siendo Sor Juana una mujer tan inteligente encontró en la cocina conventual un motivo más para ejercer las Ciencias, la química, la filosofía y la biología, una mujer como sor Juana no existe  el claustro, la cárcel o la represión, decían a su muerte – la tristeza la hizo sucumbir por qué no volvió a escribir – sin embargo a la muerte de Sor Juana descubren varios volúmenes ya que ella nunca dejó de escribir, ella era hija de la libertad, no hubo poder que la callara, sus letras y su inteligencia fueron su mayor arma, un gran ejemplo para nuestros tiempos donde el verdadero grito no es el que se lanza al aire, es el que deja una huella a través de los siglos por medio de la palabra que da fuerza y la inteligencia que la perpetua.

Las mujeres a través de la historia tienen un papel preponderante y protagónico en la cocina mexicana sin embargo la fuerza que tiene Sor Juana siendo una mujer, siendo monja y siendo inteligente en el siglo XVI todos los escenarios estaban en su contra, guisar no era su pasión, las ollas no eran su saber, los hervores no eran su dominio, sin embargo, todo eso lo hizo suyo, lo hizo poesía, lo hizo fuerza y no pudieron callarla. Sor Juana hoy nos habla desde los fogones diciéndonos que todos los escenarios cuando se llevan con convicción y con inteligencia llevan el triunfo, aunque con ello nos lleve a la muerte. La cocina conventual no solo nos habla de recetas, de ingredientes, nos habla de toda una cultura, novohispana que forjó el carácter de las cocineras tradicionales en la actualidad, sí Sor Juana no hubiera escrito nos hubiéramos perdido el consuelo de sus palabras y la delicia de sus guisos.

No Comments

Post A Comment